Seleccionar página

Hace poco tuve una tremenda experiencia frustrante con Banorte.

Gracias a ello, decidí evaluar otras alternativas que sí tuvieran banca en línea.

(Es decir, que además de que apareciera en su mercadotecnia, de verdad funcionara)

Decidí darle una oportunidad a Bankaool.

¿Y qué mierda es éso?

Parece que el primer banco enteramente en línea en México.

Al buscar un poco más en Google, parece que no tiene mucho tiempo en operación (al menos como banco, banco).

De las pocas notas que existen, unas hacen referencia a pérdidas que tiene Bankaool.

Por otro lado, hay una liga de Reddit donde se ve como una buena apuesta.

Con poca información y noticias de pérdidas, definitivamente no fue mi primer opción.

No obstante, cuando compruebas que los bancos principales son una mierda (¡te veo a ti, Banorte!) optas por otros productos.

Así que, ¿que ha pasado con esa cuenta? ¿qué he hecho con ella?

Apertura

El día 4 de diciembre de 2016 me decidí a abrir mi cuenta en Bankaool.

¿Qué necesitas para abrir? Pocas cosas:

  • Copia digital de tu credencial de elector o pasaporte mexicano (es decir, documento escaneado).
  • Tu RFC (que te lo sepas).
  • Tu CURP (también, que te la sepas).
  • Un depósito inicial de 200 MXN o 500 MXN, depende de la tarjeta que quieras.

Yo opté por la tarjeta de 500 MXN, porque la de 200 MXN dice “Uber” y yo no quería éso (sí, en éso base mi decisión).

Así que me registré en una media hora, hice mi depósito de 500 MXN, y esperé de 5 a 10 días hábiles.

Todos los días me preguntaba si era el día en el que me daba cuenta que nunca me iba a llegar mi tarjeta.

Hasta que, cinco días después, un viernes, me llegó una tarjeta como la que anuncian en su sitio:

Figura 1: Tarjeta de Bankaool (tomada del sitio oficial).

Figura 1: Tarjeta de Bankaool (tomada del sitio oficial).

Me había llegado mi tarjeta, con mis 500 MXN en la cuenta, tal y como el sitio había dicho.

¡No podía creerlo!

Pero, seguramente la activación sería un asco… o el token… o algo… ¿no?

Activación

Por supuesto, tuve acceso a mi cuenta en línea tras el depósito y mi registro, pero no la consideré abierta hasta que tuve mi tarjeta.

Porque, ¿de qué sirve revisar mi cuenta en línea si ni siquiera tenía una tarjeta (es decir, si no cumplían)?

Ya con mi tarjeta me preparé para lo peor: pelearme con el sistema.

Tal vez tener que hablar con servicio al cliente por horas, hacer cosas engorrosas y estúpidas, instalar, desinstalar, y repetir 5 veces… y finalizar la configuración de la app móvil, con token y tarjeta activada, en unos tres días.

¡Y me quito el sombrero ante la falta de todo ello!

Instalé mi app en el teléfono, e inmediatamente procedí a enlazar mi número con mi banca en línea.

En menos de quince minutos ya funcionaba…

Vale, vale, pero seguro que el token móvil si la jode, ¿no?

Menos de diez minutos y el token ya servía…

¿Cómo mierda?

Pero, bueno, la tarjeta de débito seguro debe ser un fastidio…

Simplemente introduje los 16 dígitos de la tarjeta en un formulario, junto con mi numerito del recién activado token móvil… y ya.

En media hora realicé lo que Banorte no pudo hacer en tres semanas.

Inversiones

Pero lo bueno no termina allí.

Como Bankaool es un banco de reciente creación, y solamente existe en línea, hay mucha desconfianza al respecto.

Lo sé porque, incluso a pesar de todos los aciertos que ha tenido conmigo, siento que un día desaparecerá y me quedaré sin mi dinero.

¿Y por qué éso es bueno?

Porque como nadie confía en Bankaool, tienen que ofrecer mejores productos para que alguien les haga caso.

En este caso, hablo del interés en los pagarés.

Por ejemplo, mi banco principal, Banamex, ofreces las siguientes tasas de interés:

Días Tasa
30-34 1.24%
35-39 1.27%
53-77 1.34%
78-99 1.37%
137-365 1.52%

Por otro lado, aquí las tasas de Bankaool:

Días Tasa
2-7 4.10%
14 4.25%
21 4.55%
28 5.40%
60 5.55%
180 6.30%

Para empezar, en Banamex requieres inversión de 25,000 MXN, mientras que en Bankaool es de 1,000 MXN.

En segunda, los rendimientos en Bankaool superan por mucho los de Banamex.

¿Por qué?

Como ya dije, un factor es la desconfianza.

Otro factor importante es el hecho de que Bankaool no tiene que pagar a muchos empleados, en muchas sucursales, así como el mantenimiento y costo de dichas sucursales.

Como Bankaool tiene menos gastos, puede dar más a sus clientes que Banamex (o cualquier banco con muchas sucursales).

Pero, ¿es seguro?

Pues, no hay nada seguro en esta vida.

Pero está regulado, y registrado en la CONDUSEF:

Figura 2: Bankaool, registrado ante la CONDUSEF.

Figura 2: Bankaool, registrado ante la CONDUSEF.

Así que, en caso de que Bankaool quiera desaparecer en la nada, la CONDUSEF protege tu dinero (al menos, hasta unos cuantos cientos de miles, así que no os preocupeis si tienes menos de éso).

¿Cómo me ha ido?

Como dije, la inversión mínima para un pagaré son 1,000 MXN.

Aunque aún con dudas, me animé a meterle un total de 2,400 MXN a mi cuenta (por cuestiones de mi ahorro y presupuesto).

Decidí crear dos inversiones en pagaré, de 1,200 MXN cada una, para probar.

Una a 28 días, que saldrá hasta el 13 de enero del 2017, y otra que sale cada tres días.

Hasta ahora, este es el estado de mis cuentas:

Figura 3: Mi saldo en Bankaool.

Figura 3: Mi saldo en Bankaool.

Notesé que los 1,200 MXN siguen invertidos, mientras que la otra inversión me ha generado 1.16 MXN desde el 16 de diciembre que la metí (1.16 MXN en una semana).

Por supuesto, espero que esta ganancia sea menor que la metida en pagaré a 28 días por dos razones:

  1. A menor tiempo, menor ganancia (los numeritos son intereses anuales, no cada vez que acaba la inversión).
  2. El saldo que sale de la inversión pasa un tiempo inactivo en la cuenta antes de volver a ser reinvertido.

Como de momento no se hacen inversiones los fines de semana, si mi inversión sale un viernes, ya se vuelve a invertir hasta el lunes nuevamente.

Obviamente, gano menos dinero así, pero estoy en etapa de experimentación (recuerden que aún no confío plenamente).

Lo que aún no he intentado es un retiro de mi cuenta, para ver si se puede.

¿Lo recomiendo?

Hasta la fecha, ¡sí!

Práctico, fácil de obtener, fácil de configurar, todo funciona como debería.

No obstante, la desconfianza sigue allí.

Sigo sintiendo que algún día simplemente desaparecerá de la nada.

¿Es un producto que recomiendo?

Definitivamente, como banco secundario o para inversiones.

PERO.

No me vengan a llorar si algún día desaparece la entidad con su dinero (a pesar de estar regulada).